El experimento de la Quiniela

Grandes, extensas y hasta a veces estresantes veladas he sabido pasar con mis amigos y amigas jugando (jugando !?) al juego de la copa.

Recuerdo una noche, hace unos cuantos años,  durante un otoño particularmente lluvioso y por lo tanto gris y propenso a este tipo de experimentos…

Una vez que los padres del dueño de casa de turno desaparecían a dormir , y entrábamos en ambiente, sacamos el “kit” (la copa con sus letras y números adentro, durante el día arrinconada en un apadorcito del living), y convocábamos a un espíritu con la conocida entrada de “Espíritu de la luz y la verdad, si estás aquí, manifiéstate”…

El diálogo con el más allá estaba ya avanzado (podíamos pasar la mayor parte de la noche enganchados con el juego de la copa) cuando se nos ocurrió la famosa pregunta, buscando el ángulo eventual de aprovechamiento de ese tiempo invertido…

¿CUAL ES EL NÚMERO QUE SALE MAÑANA EN LA QUINIELA?

El espíritu responde sin mayor vuelta: 142 … Al otro día, jugamos al 142. Recuerdo el número porque justamente uno de los ómnibus que me servían en esa época para ir a la casa de una de mis amigas en donde nos reuníamos para jugar, era la línea número 142.

Pasamos todo el día esperando el momento del resultado del juego de la quiniela. En mi trabajo, recuerdo que llamaba a mis amigos para juntarnos luego y discutir el resultado, sea positivo o negativo, nuevamente con la copa.  Debo confesar que en esa época estábamos adictos al tema. Pues bien, esa mañana y tarde se hicieron largas… pero llegó el momento del resultado.

Salió en primer lugar, a la cabeza, el 241 !!  Mi primera reacción, de consternación y bronca, seguro.  Esa noche, infaltable, buscamos, invocamos  en el juego al mismo espíritu.

Cuando se presenta, le increpamos el tema. La respuesta fue de BURLA y un claro mensaje “de que con él (espiritu) no se juega, ni se presta para un tema así”. Nos educó en el tema, y lo hizo no sin cierto humor (ácido, ciertamente, el número al revés!).

Esa noche, una moraleja fue incorporada a nuestro grupo:  El aprovechar un enlace de comunicación con el más allá debe ser en el terreno del respeto y altura. El problema es que cuando uno es adolescente, cuesta mucho darse cabal cuenta del terreno en el que se mete con este “juego”. Puede salir caro … esa vez nos costó el juego de la quiniela … pero tengo otras historias bastante mas costosas.

En rubros mucho mas “jodidos”…

¿Que Opinas ?
  • Interesante (2)
  • No lo creo (2)
  • Bueno (1)
  • Me encantó (0)
  • Extraño (0)

Autor: ZorroViejo

Saludos, ZorroViejo ...

1 opinión en “El experimento de la Quiniela”

  1. Es interesante la historia esta, porque me hizo recordar una experiencia con la copa. Fue hace muchos años tambien, y como contas vos, pedi saber que saldria en la quiniela ”mañana”… hoy en dia no recuerdo que numero era la verdad, pero pongamos que fue el 20…q se yo. Bueno, al otro dia fui al kiosko-quiniela de cerca de mi casa, jugue a ese numero, cabeza y 10… y esperando a que saliera y ganar, no una fortuna, pero por un lado comprobar la veracidad de la respuesta… salio el numero 20 (ejemplo) 3 veces a los 10, algo muy raro…muy, quiza fue casualidad, vaya a saber… pero ocurrió asi. No me hice rico ni nada, ni siquiera volvi a hacerlo… Pero es una anecdota que recuerdo bien.
    Bueno… Hasta luego!

    Fede Quita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *